Historia

 Hermandad del Santo Rosario y Cofradía de nazarenos de Nuestro Señor de la Pasión Despojado de sus Vestiduras, María Santísima de la Amargura, Madre de la Iglesia y San Juan Evangelista

Hermandad de la Amargura

Hermandad de la Amargura (Jaén)

        El proyecto fundacional de nuestra hermandad surgió en el mes de abril de 1984, en la mente de un grupo de jóvenes catequistas, liderados por José Martínez Rubio e impulsados por el auge que, en aquellos años, estaba tomando la Semana Santa; proyecto que se define, ya en marzo de 1986, en una reunión celebrada en el Convento de las M. M. Dominicas el día 29, creándose una comisión gestora que redacta un borrador de estatutos y decide ponerse bajo la advocación de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y María Santísima de la Amargura.  

       En principio, se escogió como imagen titular una que guardaban las Dominicas en su convento y, ante ella, se comenzaron a celebrar los primeros cultos, que consistían en el rezo del Santo Rosario y la celebración de la Eucaristía los primeros sábados de mes. Para el paso del Cristo se pensó en solicitar una imagen del Cautivo -Cristo de Medinaceli- existente en la parroquia de la Magdalena.  

       En su entusiasmo inicial, aquel grupo de jóvenes, deseoso de tener imágenes propias, llegó a adquirir una dolorosa en una casa de antigüedades granadina y, con ella, se celebra el Sábado Santo de 1986 un devoto acto de culto en la capilla de la Residencia de las Hermanitas de los Pobres, organizando seguidamente una sencilla procesión en la que participaron los ancianos y la comunidad de religiosas, tras la cual se colocó en un altar de cultos, ante el que tuvo lugar la Vigilia Pascual.  

       Tras una complicada gestión y luego de llamar a muchas puertas, se consiguió que la parroquia de San Miguel acogiese al grupo y se empezó a trazar el proyecto fundacional con el apoyo del párroco don Miguel Funes Gálvez, redactándose estatutos que son elevados al Obispado.  

     Se llega entonces a la conclusión de que es preciso disponer de imágenes dignas, pues las proporciones de la dolorosa con que se contaba no eran las adecuadas. Y con muchos sacrificios se comienza a buscar una solución definitiva.  

    Con la colaboración de don Manuel Armillas Millán, Hermano Mayor de la Cofradía Universitaria de Granada, se consiguió recuperar de una familia granadina una bella imagen de la Virgen, atribuida a José de Mora, que en los años cuarenta se quiso fuese titular del malogrado proyecto de lo que iba a denominarse "Cofradía de los Toreros", confirmándose la adquisición el día 13 de noviembre de 1988.

     Restaurada y acogida ya en Jaén, en la capilla del Colegio de las Hermanas Carmelitas de la Caridad, fue bendecida el 30 de diciembre de 1989 por don Miguel Funes Gálvez, actuando como Padrinos de Honor las Hermandades del Perdón y la Expiración.  

      Respecto a la imagen del Cristo, el 24 de abril de 1984 se firma un contrato con el escultor granadino Miguel Pérez Zúñiga que, el 13 de junio siguiente, da el primer golpe de gubia para materializar la imagen. Resultó una imagen de clásica belleza, que llegó a Jaén el 17 de octubre de 1990, quedando depositada en la capilla del Colegio de Carmelitas, donde se bendijo el 19 de marzo de 1993.

      Posteriormente, a esta imagen se le irían añadiendo otras -Simón de Cirene y sayones, María Magdalena, y una mujer hebrea- con el fin de configurar un gran paso de misterio. Así mismo, se hizo una imagen de San Juan para acompañar a la Virgen.  

       El 7 de febrero de 1997, en uno de los últimos actos celebrados en la capilla de Carmelitas, la Virgen de la Amargura fue coronada litúrgicamente en solemne ceremonia oficiada por el canónigo don Antonio Ruiz.  

      Tras no pocas idas y venidas, el 14 de febrero de 1997 se consiguió que la pro-hermandad quedase establecida canónicamente en la moderna parroquia de El Salvador, en una zona moderna de la capital, donde nunca hubo ambiente cofrade. De allí salió por vez primera en procesión la Virgen de la Amargura en un Rosario de la Aurora que se celebró el 25 de mayo de aquel año y que vino a ser la presentación pública de la pro-hermandad.  

      En el mes de junio, el novillero comprovinciano Javier Segura donó a la Virgen su primer traje de luces y, en noviembre, se recibía por cofrade al matador de toros Juan Carlos García, en un acto en que también recibió la imagen un broche donado por la Duquesa de Alba -Hermana de Honor- y se presentó la "Coral Virgen de la Amargura".  

       Luego llegarían a las filas de la Hermandad otros toreros como Davi Fandila (El Fandi), Joselito Rus, Eduardo Ortega, Alfredo González -que ofreció a la Virgen su capote de paseo- y el rejoneador Álvaro Montes.  

    Quedó así vinculada la naciente hermandad al mundo taurino y la imagen recuperó su inicial consideración de "Virgen de los Toreros", que, más tarde, el 10 de octubre de 1999, quedaría patente con la colocación de un mosaico de la Virgen de la Amargura en el patio de cuadrillas de la Plaza de Toros.  

       El 27 de diciembre de 1997, se procedió a la bendición de una imagen de San Juan, que en su día, habría de acompañar la talla de la Virgen.  

       En 1998, comenzó a celebrarse un Vía Crucis público, en la noche del Sábado de Pasión, con la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, que tuvo excelente acogida entre el vecindario y atrajo un buen número de nuevos cofrades.  

   Como las perspectivas eran halagüeñas, el 23 de octubre de 1998, se presentaron los Estatutos en el Obispado en solicitud de su erección como Cofradía.  

     Tras superar el largo periodo de prueba, el 13 de octubre de 1999 el Obispo, don Santiago García Aracil, erigía canónicamente la Hermandad, aprobándose sus Estatutos con fecha de 24 de octubre siguiente. Los entregó el Obispo en un solemne acto celebrado en la Catedral para clausurar las celebraciones del 750 Aniversario de la Diócesis.  

      La primera salida procesional se realizó desde el Colegio "Cristo Rey" el 17 de abril del año 2000, solo con el paso de Jesús de la Pasión. Durante la procesión comenzó a llover y el paso hubo de recogerse en la Catedral. La anécdota de esta primera salida fue la presencia en el cortejo, como acólito, de un inglés, Adrián, que, pese a su condición de anglicano, se sentía profundamente atraído por el ritual de la procesión. 

      Dado que la parroquia de El Salvador aún no contaba con templo y se servía de un bajo bastante reducido, las imágenes fueron acogidas provisionalmente para su culto en la parroquia de la Santa Cruz en el año 2001, hasta que, abierto el nuevo templo de El Salvador, pudieron acogerse en él las imágenes en el año 2004, luego de una emocionante procesión de traslado que tuvo lugar el 13 de marzo.  

     En el año 2002, el Cuerpo de Policía Local acogió como Protectora a la Virgen de la Amargura, condición que se reafirmó cuando, en febrero de 2005, recibió de manos del Alcalde la Venera de Plata.  

    La devoción a la virgen de la Amargura está muy presente en diferentes ambientes populares, lo que corrobora una pintura al óleo colocada en el popular "Arco del Consuelo", obra del artista local Luis Cruz, el 10 de marzo de 2003, otro en el Mercado de Peñamefecit y el que se puso en el patio de caballos de la Plaza de Toros.  

       Esta hermandad ha sido la introductora en Jaén del estilo de portar los pasos "a costal".

       La procesión de 2003 hubo de suspenderse por causa de la lluvia. La de 2004 supueso todo un acontecimiento, pues el 4 de abril salía por vez primera de la nueva Iglesia parroquial de El Salvador y ya con la incorporación del ansiado "paso de palio". En la procesión de 2006 la primera "levantá" estuvo a cargo del nuevo Obispo de Jaén, con Ramón del Hoyo.  

     En noviembre de 2006, la Hermandad de la Amargura se hermanó con la Hermandad Sacramental de Jesús Despojado, de Granada.