Virgen de los toreros

 

       La historia más reciente sobre la Santísima Virgen de la Amargura, talla anónima del s. XVII, atribuida a José de Mora, nos retrotrae a las post-guerra civil española y a la ciudad de Granada. Allí un granadino vinculado al mundo empresarial, D. Diego Garzón, propietario de los desaparecidos "Almacenes Costa Rica" y, a la vez apoderado taurino, decide fundar una futura Cofradía de los Toreros.  

 

      Para Titular de la misma cuentan con la Imagen venerada de la Virgen de la Amargura. Por aquel entonces, la advocación a venerar a la Madre de Dios sería "María de la O" y se decide asentar a la Hermandad futura en la Iglesia Parroquial de El Sagrario de Granada.  

 

       En plenos trámites de la fundación de la Cofradía, Don Diego y dos compañeros más y promotores cofrades, fallecen en la antigua "Carretera de Jaén" en un accidente de tráfico. Con ello, el proyecto queda en suspenso y la Imagen de la virgen pasa a la veneración privada de los herederos, hasta que a los casi veinte años de aquéllo deciden dar la Imagen el fin devocional previsto por el promotor, y así va llegando como es sabido a nuestra Hermandad.  

 

       El proyecto contaba, como era lógico, con el apoyo de importantes toreros de la época y de Granada. Aquí, en Jaén, desde la reoganización de la, por entonces, Pro-Hermandad en el año 1996, pero sobre todo en 1997, la Junta de Gobierno tiene el acuerdo de acercar a todos cuantos toreros y futuros toreros de la ciudad sea posible a la Hermandad en base a esta devoción antigua así como evangelizar en este campo.  

 

       El principal acuerdo conlleva la inauguración en 1998 de un gran azulejo pintado a mano que refleja la Sagrada Imagen de la Reina de la Amargura en la misma puerta de cuadrillas de la Plaza de Toros de Jaén. El acto contó con gran solemnidad, estando la Bendición a cargo del Ilmo. Sr. D. Antonio Ruíz Sánchez -oficiante de la Coronación Litúrgica-. 

 

       Años más tarde, en plena feria de San Lucas de 2006, se inaugura en el mismo lugar otro nuevo azulejo de más calidad y belleza, salido de los talleres de e´ramicas Santa Ana que muestra un semblante más bello. Los dos azulejos contaron con el respaldo económico en su totalidad para su ejecución de la Sociedad Plaza de Toros de Jaén S.A., siendo presidente D. Francisco Gutiérrez. En el año 2006, se toma el acuerdo con la Plaza de insalar otro azulejo de menor dimensión en la propia Capilla de la Plaza de Toros, donde los toreros suelen elevar sus súplicas a Dios antes de pasar por la Puerta de Cuadrillas. Una devota donó ese otro azulejo.  

 

       Muchos toreros y novilleros son cofrades y costaleros. También el repertorio musical que embellece a María Santísima de la Amargura viene salpicado por su vinculación taurina, como por ejemplo "Virgen de los toreros", así como el estoque donado por los hermanos Sutil, toreros de Jaén, que fue pintado para el Cartel Oficial de la Semana Santa de Jaén de 2007.

 

Volver a Historia